El nuevo entrenador del Rey de Copas brindo su primera conferencia de prensa. Habló sobre su llegada a Independiente, situación del Chino Romero, sus aspiraciones y más. ¡Todo lo que dijo acá!

Eduardo Domínguez en su primera conferencia de prensa en el Rojo

El nuevo entrenador del Rey de Copas, Eduardo Domínguez, brindó su primera conferencia de prensa al mando del primer equipo de Independiente.

La conferencia con el ex DT de Colon, Huracán y Nacional fue este jueves luego del entrenamiento. A continuación, todo lo que dijo Domínguez:

«Las primeras sensaciones son lindas. Se renuevan las esperanzas como cada vez que llega un nuevo entrenador», comenzó diciendo Domínguez.

Luego dijo: «Elegí Independiente por lo que es. Su historia, sus logros, los grandísimos jugadores y entrenadores que han pasado. Sé lo que es su gente, su hinchada y lo que genera la institución. Queremos llevarlo nuevamente a lo más alto».

«Queremos ser protagonistas e intentaremos lograr el funcionamiento para serlo», respondió ante la pregunta por sus aspiraciones en el club.

Siguiendo con la conferencia, le consultaron por su relación con Falcioni: «Julio es como un padre para mi. Hablamos de lo que teníamos que hablar». Así mismo, el entrenador enfatizó: «Con nuestra impronta trataremos de mejorar lo bueno que hizo (Julio César) Falcioni con los más chicos».

«Los objetivos los vamos a ir trabajando y manifestado con el grupo», declaró.

Con respecto a Silvio Romero, comentó: «Sabemos lo que significa Silvio Romero para nosotros. Es el capitán y el goleador del equipo. Si llega otro nueve para hacerle competencia a Silvio, él se va a beneficiar».

Y ya cerrando, el DT soltó una reflexión para los hinchas del Rojo: «Deseamos estar a la altura. Si queremos pelear los torneos que disputemos, tenemos que ser ofensivos. El fútbol ha evolucionado y hay que entender el cambio. Ser protagonistas por la historia de la institución e ir en búsqueda de esos títulos».

https://www.youtube.com/watch?v=sk1PHO8LsoY
La conferencia de prensa completa de Eduardo Domínguez
Ir al contenido